Anaya, Meade, AMLO: nada para nadie en inseguridad

0
88

OEM convocó a México Unido contra la Delincuencia para verificar la validez, o no, de los pronunciamientos de los candidatos presidenciales sobre violencia e inseguridad

De Hecho es un proyecto de verificación de los dichos y promesas de los candidatos a la Presidencia de la República realizado por organizaciones no gubernamentales de alta credibilidad como World Justice Project, México Unido contra la Delincuencia y Nosotrxs, y publicados en los más de 50 diarios que conforman la Organización Editorial Mexicana (OEM).

Planteamos un ejercicio transparente y objetivo dentro de las normas del más estricto equilibrio editorial, para evitar sesgos partidistas o suspicacias editoriales, de tal suerte que al final todos los candidatos sean escrutados y sus dichos validados o no por quienes tienen en sus manos la tarea de supervisar desde la sociedad civil a la clase política.

Ricardo Anaya Cortés

Lugar y fecha: Cancún, Quintana Roo, el 22 de enero de 2018

Frase: “Lamentablemente la violencia en el país es un tema generalizado, si ustedes comparan las cifras de 2014 a la fecha, ha aumentado en 30 de 32 estados, y es responsabilidad del Estado”

Análisis hecho por: México Unido Contra la Delincuencia

Calificación: Exagerado

Argumentación:

Si bien es cierto que la violencia en el país ha aumentado, la aseveración de Ricardo Anaya es inexacta, pues no especifica a qué cifras se refiere.

ADVERTISING

De hecho, ninguno de los cuatro delitos relacionados con violencia (homicidios dolosos, secuestro, extorsión y robo de vehículo con violencia) registró un aumento en más de 28 entidades federativas si se toman en cuenta los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), que se basa en averiguaciones previas.

Al comparar la tasa de homicidios dolosos de 2014 con la de 2017, se obtiene que 28 de las 32 entidades federativas registraron un aumento en las averiguaciones previas, mientras que únicamente cuatro presentaron una reducción.

Respecto al delito de secuestro, la tasa de averiguaciones previas por cada cien mil habitantes se mantuvo o se redujo en 17 entidades si se comparan los datos de 2014 con los de 2017, en tanto quince estados presentaron un incremento.

Las averiguaciones de extorsión aumentaron en 14 entidades y se redujeron en 18 en los últimos tres años.

El robo de vehículo con violencia registró un aumento en 23 entidades, mientras que nueve presentaron una reducción.

Uno de los mayores defectos de los reportes de incidencia delictiva en el fuero común emitidos por el SESNSP es que únicamente se alimentan de los datos reportados por las agencias de los ministerios públicos locales.

Por esta razón, estos reportes no logran dar cuenta de la realidad de manera fehaciente, pues omiten todos los delitos que forman parte de la cifra negra, es decir, los que no se denuncian o que no derivaron en una averiguación por parte del ministerio público. De acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) sobre esta cuestión (año 2016), la cifra negra es de 93.6% en México.

Al no tener datos concretos sobre la verdadera cantidad de violencia existente en México, no se puede más que recurrir a los datos reportados por las instituciones de seguridad pública.

Fuente:Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública

Andrés Manuel López Obrador

Lugar y fecha: Izamal, Yucatán, el 3 de enero de 2018

Frase: “Cuando fui Jefe de Gobierno, reduje los delitos 30 por ciento en ese entonces, y les hablo de delitos que sí se denuncian, que no son parte de la cifra negra. Se redujo el número de homicidios y considerablemente el robo de vehículos”

Análisis hecho por: México Unido Contra la Delincuencia

Calificación: Verdad a medias

Argumentación:

El Secretariado Ejecutivo publica cada año un reporte de incidencia delictiva en el fuero común. Estos reportes incluyen únicamente las denuncias presentadas ante agencias del Ministerio Público. Dado que el precandidato especificó que hablaba de los delitos que sí se denuncian, sí es posible contrastar la frase con los datos del SESNSP.

Él inició sus labores como Jefe de Gobierno el 5 de diciembre del año 2000, por lo queresulta pertinente plasmar cuáles fueron los montos de incidencia delictiva de 2000 (año en que el candidato estuvo menos de un mes en el puesto) hasta 2005, año en que el candidato se separó de su cargo.

Cuando llegó a la jefatura de Gobierno, en diciembre del 2000, el entonces Distrito Federal contabilizaba 176,747 delitos denunciados. En su primer año completo de gobierno, 2001, ese número bajó a 171 mil 469, es decir, hubo una disminución de apenas 2.9% en los delitos denunciados.

En su segundo año, el número de delitos denunciados subió a 178 mil 90, lo que representa un aumento del 0.7% con respecto al año 2000. En su tercer año, la cifra disminuyó un 2.2%, es decir, hubo 172 mil 827 delitos denunciados. En 2004, su cuarto año completo de gobierno, los delitos denunciados disminuyeron a 162 mil 485, es decir, bajaron un 8%.

En 2005, año en el que solo gobernó hasta julio, el dato bajó a 153 mil 997 delitos, lo que significa un 12.87% con respecto al estado de cosas que encontró cuando llegó al puesto.

Con respecto a los comentarios del precandidato sobre la reducción del robo de vehículos y el número de homicidios, cabe mostrar los siguientes datos (también extraídos de los reportes anuales del SESNSP):

  • Sobre el delito de robo de vehículo, los datos muestran una disminución constante y significativa conforme pasaron los años en el periodo 2000-2005. Esta disminución, si contrastamos los números de 2000 con los de 2005, fue del 35%.
  • Acerca de la declaración sobre la disminución del homicidio, habría que hacer algunas precisiones que tomen en cuenta las clases diferentes de homicidios. Tomando los datos del SESNSP sobre los homicidios totales denunciados, se puede ver que no existió ninguna constante de disminución de estos durante el mandato del precandidato, es decir, el número subió y bajó varias veces durante este periodo.
  • Dado que el dicho del precandidato formó parte de una narrativa sobre la reducción de la violencia durante su cargo, la categoría que habría que analizar sería únicamente la de homicidios dolosos. Los números del SESNSP indican que sí existió una tendencia hacia la disminución, aunque de ningún modo se puede decir que esta fue significativa.

Al analizar cuestiones relativas a la incidencia delictiva y a la seguridad pública, es de suma importancia no perder de vista los niveles de impunidad existentes en México. De acuerdo con el INEGI, la cifra negra de nuestro país, conformada por los delitos no denunciados o que no derivaron en una investigación del ministerio público, fue de 93.6% en 2016.

Por esta razón, los datos del SESNSP, que únicamente incluyen los delitos denunciados, no representan de manera fiel a la realidad del fenómeno delictivo en México. Dicho esto, resulta significativo reiterar que el candidato en cuestión limitó su aseveración sobre la disminución de los delitos a los que no forman parte de la cifra negra.

Fuente:Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública

José Antonio Meade Kuribreña

Lugar y fecha: Guadalajara, Jalisco, el 27 de diciembre de 2017

Frase: “De los cinco estados donde más ha crecido la violencia, cuatro están gobernados por quienes integran el Frente. De los cinco estados donde menos ha crecido la violencia –y de hecho ha caído– en cuatro de los cinco está gobernando el PRI”

Análisis hecho por: México Unido Contra la Delincuencia

Calificación: Engañosa

Argumentación:

La afirmación es imprecisa, pues el candidato no menciona un período específico para observar el aumento o disminución de la violencia y así determinar a qué estados se refiere exactamente. Además, no se sabe de qué delitos está hablando cuando menciona el “crecimiento de la violencia”.

El 16 de enero, Adrián Lara y Mariano Muñoz, de la organización Data4, refutaron dicha hipótesis en un artículo publicado en el portal digital Animal Político. Su ejercicio comprueba que la frase del precandidato del PRI, es engañosa por las siguientes razones:

  • La violencia creció a nivel nacional y no sólo en los estados gobernados por el Frente. La tasa de averiguaciones previas por homicidio doloso en 2017 fue de 20.51, superando la tasa de 12.96 presentada en 2014.
  • Si se compara la tasa de homicidios de 2016 y 2017, los cinco estados que presentaron el aumento más grande son Baja California, Baja California Sur, Nayarit, Tamaulipas y Quintana Roo, todos gobernados por partidos del Frente. Sin embargo, las entidades con mayor índice en 2017 son Sinaloa, Guerrero, Colima (PRI), Baja California y Baja California Sur (PAN)
  • En Colima, Hidalgo, Oaxaca, Sinaloa, Tlaxcala y Zacatecas, estados donde el PRI ganó las elecciones en 2016, también se registró un aumento en las denuncias por homicidio doloso.
  • Los estados gobernados por el Frente que presentaron mayor aumento en las averiguaciones de homicidios dolosos (Baja California, Chihuahua, Durango, Nayarit y Quintana Roo) han tenido un índice mayor a la media nacional desde 1997.
  • No hay una correlación entre el aumento de la violencia y el cambio de gobierno del PRI al PAN, PRD o Movimiento Ciudadano. Durante el sexenio de Peña Nieto, cuando un gobierno priista sucedió a otro gobierno priista, la violencia también aumentó.
  • Cuando se analizan otros delitos relacionados con la violencia, tales como robo, violación, secuestro y extorsión, se confirma que el crecimiento en las tasas no es exclusivo de las entidades donde gobierna el Frente.

Los delitos relacionados con la violencia han crecido en todo el país, pero la causa que argumenta el precandidato es falaz. Si bien es cierto que el índice de averiguaciones de homicidios en estados gobernados por partidos del Frente ha aumentado, se debe tomar en cuenta el contexto nacional, otros delitos, la alternancia donde participa el PRI y la tendencia en cada una de las entidades antes de los cambios de gobierno, tal y como lo hicieron Lara y Muñoz en su artículo publicado en Animal Político. Una vez analizadas todas las variables, no se puede imputar el aumento de la violencia a los gobiernos emanados de los partidos del Frente.